jueves, 28 de febrero de 2013

MAURIZIO CATTELAN

A Maurizio Cattelan tal vez lo conozcas por “La nona ora”, la escultura con la que este artista italiano afincado en Nueva York “animó” en el año 2000 la exposición “Apocalipsis – Belleza y horror en el arte contemporáneo”, ubicada en la Royal Academy de Londres. En esta obra (realizada con cera y resina de poliéster), Juan Pablo II aparece desplomado en el suelo, obstinadamente aferrado a la férula papal mientras es abatido por un meteorito.


(La nona ora, 1999)

A mí, Cattelan me ha vuelto a la memoria después de que hace unas semanas viera en algún periódico la foto de otra de sus controvertidas esculturas, instalada en un patio del gueto de Varsovia.


Se trata de “Him”, escultura realizada en 2001 que representa a Hitler orando de rodillas.

(Him, 2001)

Tanto “La nona ora” como “Him” me gustan por su capacidad para incomodar al público, enfrentándolo a sus propias bajezas y contradicciones. Otro ejemplo de esto podemos encontrarlo en “Untitled”, que provocó las quejas del público por su dureza en la Bienal de Arte Contemporáneo de Sevilla de 2004.

(Untitled, 2004)

De nuevo, una bofetada con la mano abierta en la cara del espectador, que no duda en mostrar su rechazo al tiempo que deja al descubierto toda su hipocresía. No en vano, son los mismos que alzan su voz ante tan escandaloso montaje los que cada día desayunan mientras la televisión y los periódicos vomitan sobre ellos nuevas noticias de niños asesinados y explotados a lo largo y ancho del mundo. Y no se les arruga el gesto ni un ápice por ello (1).

Otros ejemplos de propuestas arriesgadas y controvertidas son:

(Untitled, 2.008)



O esta escultura, instalada a la entrada de la Bolsa de Milán:


(L.O.V.E., 2.010)

Sin abandonar esa actitud crítica y provocadora, hay otras obras de Maurizio Cattelan que rezuman sentido del humor, en las que el propio artista o su galerista se convierten en protagonistas de los montajes artísticos.

(Untitled, 2.001)

(A perfect day, 1.999)

(Not afraid of love, 2.007)


NOTAS:

(1)   En este caso concreto, además (tal y como se apunta en la web cultural “Espacioaparte”), no deja de resultar curioso cómo el revuelo tiene lugar justo en una ciudad famosa por llevar a cabo, año tras año, la perfomance más larga de todo Occidente, en la que se tortura hasta la muerte a Jesucristo.

No hay comentarios: