jueves, 28 de febrero de 2013

MAURIZIO CATTELAN

A Maurizio Cattelan tal vez lo conozcas por “La nona ora”, la escultura con la que este artista italiano afincado en Nueva York “animó” en el año 2000 la exposición “Apocalipsis – Belleza y horror en el arte contemporáneo”, ubicada en la Royal Academy de Londres. En esta obra (realizada con cera y resina de poliéster), Juan Pablo II aparece desplomado en el suelo, obstinadamente aferrado a la férula papal mientras es abatido por un meteorito.


(La nona ora, 1999)

A mí, Cattelan me ha vuelto a la memoria después de que hace unas semanas viera en algún periódico la foto de otra de sus controvertidas esculturas, instalada en un patio del gueto de Varsovia.


Se trata de “Him”, escultura realizada en 2001 que representa a Hitler orando de rodillas.

(Him, 2001)

Tanto “La nona ora” como “Him” me gustan por su capacidad para incomodar al público, enfrentándolo a sus propias bajezas y contradicciones. Otro ejemplo de esto podemos encontrarlo en “Untitled”, que provocó las quejas del público por su dureza en la Bienal de Arte Contemporáneo de Sevilla de 2004.

(Untitled, 2004)

De nuevo, una bofetada con la mano abierta en la cara del espectador, que no duda en mostrar su rechazo al tiempo que deja al descubierto toda su hipocresía. No en vano, son los mismos que alzan su voz ante tan escandaloso montaje los que cada día desayunan mientras la televisión y los periódicos vomitan sobre ellos nuevas noticias de niños asesinados y explotados a lo largo y ancho del mundo. Y no se les arruga el gesto ni un ápice por ello (1).

Otros ejemplos de propuestas arriesgadas y controvertidas son:

(Untitled, 2.008)



O esta escultura, instalada a la entrada de la Bolsa de Milán:


(L.O.V.E., 2.010)

Sin abandonar esa actitud crítica y provocadora, hay otras obras de Maurizio Cattelan que rezuman sentido del humor, en las que el propio artista o su galerista se convierten en protagonistas de los montajes artísticos.

(Untitled, 2.001)

(A perfect day, 1.999)

(Not afraid of love, 2.007)


NOTAS:

(1)   En este caso concreto, además (tal y como se apunta en la web cultural “Espacioaparte”), no deja de resultar curioso cómo el revuelo tiene lugar justo en una ciudad famosa por llevar a cabo, año tras año, la perfomance más larga de todo Occidente, en la que se tortura hasta la muerte a Jesucristo.

martes, 26 de febrero de 2013

UNA SIMULACIÓN EN DIFERIDO


El contenido del vídeo es tan ilustrativo y brutal que pensé colgarlo en el blog sin añadir comentario alguno. A lo sumo una oración, apenas un tuit para introducir esa lección magistral de lenguaje corporal aplicado al engaño que nos brinda su protagonista.

En un primer instante pensé en comenzar la presentación del vídeo con un “Hay que haber tragado lo indecible para…”. Luego, mientras lo escribía, pensé que tal vez sería más acertado empezarlo con un “Hay que haber pasado por encima de mucha gente para...”. Finalmente (supongo que porque uno lleva ya mucho tiempo cansado de ver a demasiados tontos y sinvergüenzas que siempre acaban saliéndose con la suya y yéndose de rositas) he decidido arrancar con un “Hay que ser muy hija de puta para…”.
Total que, aclarado esto, la cosa quedaría así:
Hay que ser muy hija de puta para salir por la tele a soltar una mentira tras otra y conciliar luego el sueño como si nada.
Y aquí debería haber acabado esta entrada.

No obstante, leo y releo estas dos líneas y veo que cualquiera de los tres inicios propuestos arriba no son excluyentes, sino que se complementan. Cada uno a su manera contribuye al establecimiento de un tipo de personalidad psicopática que encaja perfectamente en el perfil de esta mujer, cuya variedad de registros patológicos no hace sino aumentar cada vez que abre la boca. He dicho psicópata y esta es una sospecha que sostengo desde hace años, cuando la vi por primera vez en televisión. Esa ausencia total de culpa en la mirada, ese encogimiento extremo de los remordimientos que pude vislumbrar en sus gestos (las contadas ocasiones en que su cuerpo abandonó su habitual estado de alerta), fueron los detonantes que me animaron a seguirle la pista y adentrarme con ella en ese fascinante y esquizofrénico mundo al revés que habita, donde no es el mentiroso que acusa y calumnia quien debe argumentar la veracidad de sus ofensas, sino el inocente el que tiene que demostrar que tiene las manos limpias.
Creo que un vídeo como el que hoy centra nuestra atención es la prueba palpable de la perversión del significado que algunas/muchas personas (que nos gobiernan) atribuyen a palabras como ética u honor. O vergüenza.
Personas que cuando se dirigen a nosotros lo hacen pensando que somos gilipollas.
Conscientes de que nos están mintiendo.
De hecho, ya ni se esfuerzan en ocultarlo.
La pregunta, tras ver vídeos como este, es qué más tendrá que suceder para que esta sociedad despierte de una puñetera vez y empiece a poner a todos estos sinvergüenzas en su sitio.

Una pista: La respuesta, si hacemos caso a las listas de libros más vendidos, se esconde en “Cincuenta sombras de Grey”.

viernes, 8 de febrero de 2013

MAL ASUNTO

cada noche se sienta con la intención
de escribir la novela del siglo
el poema perfecto

luego
no sabe cómo
termina siempre deambulando por freeporn
o muyzorras.com

las horas se esfuman
machacándosela sin piedad
por cortesía de abella anderson maria ozawa melody star celia blanco jane darling leyla black rebecca linares katsuni annette schwarz nina roberts michelle wild alicia rhodes mónica mayo tiffany hopkins jennifer stone anastasia mayo belladonna dunia montenegro liliane tiger roxy panther sonia baby terri summers jesse jane aurora snow kelly wells ava devine tera patrick silvia saint lisa ann megan monroe sasha grey julia bond carmela bing kelly divine jayden jaymes  jena haze lanny barbie  nikki benz   phoenix marie  tori black  dylan ryder kayden kross lexi belle ashlynn brooke amy reid 
                                                        abbey brooks 
                                                                              menphis monroe 
                                                                                                      shawna lenee

o katie kox

(mal asunto cuando uno conoce más nombres de actrices porno que de poetas contemporáneos)