sábado, 13 de marzo de 2010

MÓNICA

Desde hace unos días este páramo, este mundo modesto y mediocre en el que pasa sus días Juan Almohada, está resquebrajado.


Hermanita, te quiero.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Siento tanto lo de tu hermana que ahora mismo no puedo parar de llorar, de recordar que esa parte de córdoba de nuestra juventud también está ligada a ella y a tu piso de reunión, que siento que también ha desaparecido algo valioso de mi pasado, así que no puedo ni tan siquiera imaginar la pérdida que supone para ti y los tuyos de una gran mujer en la flor de la edad, tan viva, tan libre, tan alegre... Lo siento mucho amigo mío. V.

Campoviejo dijo...

Muchas gracias, Paco, por hacer que hoy me sintiera menos solo

Anónimo dijo...

Lamento muchísimo lo de Mónica, sé que no hay palabras que os puedan consolar, tan sólo os puedo mandar un abrazo muy fuerte mío y de mi familia. Todos los que la conocimos sabemos que había mucha mucha bondad en tu hermana y nos quedaremos con muy buenos recuerdos de ella. Un abrazo.
Unai

Campoviejo dijo...

Muchas gracias, Unai, por vuestras muestras de cariño en estos días de pesadilla. Un abrazo muy fuerte

Anónimo dijo...

Desde Córdoba, Sonia y yo sólo podemos dar palabras de ánimo y cariño para que todo esto sea lo más llevadero posible. Y al mismo tiempo, reforzar aún más el amor por los seres queridos, estar cerca y tratar de hacer que esto valga la pena, un lugar donde quepa la sonrisa y tratemos de ser feliz.

Estoy seguro que Mónica debe de querer lo mismo, hay que seguir para adelante y tratar al menos de intentarlo, a pesar del dolor que nunca se irá.

Mucha fuerza y ánimo a la familia Rodríguez Balmont y a sus ramificaciones.

Tus primos Sonia y Antonio

Campoviejo dijo...

Muchas gracias, chicos. En eso estamos...Y pensar que hoy, sábado 20 de marzo, era el día que habíamos elegido para vernos con mi hermana en Córdoba.
Un beso