miércoles, 12 de agosto de 2009

LA PARTE CONTRATANTE DE LA PRIMERA PARTE

Son las ocho de la mañana. Estoy en la playa (que a estas horas está casi vacía), pero en lugar de disfrutar de mis vacaciones consumo los días estudiando como un anormal. Pese a todo, aquí todo es muy bucólico: las olas, la brisa del mar, algún viejecito paseando su perro por la orilla… Estoy sopesando si la felicidad no será estar simplemente así, tranquilo, cuando un párrafo demoledor me quita momentáneamente las ganas de vivir. Te lo dejo a continuación (1):

“La ley de consecuencia viene a decirnos que si ocurre que obtenemos el explanandum precisamente a partir de que el mismo explanandum tiende a producir el explanans, entonces en un caso particular de que el explanandum produzca el explanans resultaría que el explanandum estaría explicado funcionalmente”.

(1)Este blog no se hace responsable de los eventuales daños físicos o mentales derivados de la lectura aleatoria o compulsiva del párrafo.

No hay comentarios: