miércoles, 7 de enero de 2009

VICKY CRISTINA BARCELONA


A día de hoy no conozco forma más espeluznante de quitarse de en medio que atarse al sillón y condenarse al visionado ininterrumpido de “Vicky Cristina Barcelona”, de Woody Allen. Uno, enamorado de cintas como “Manhattan”, “Zelig” o “Sueños de un seductor”, no puede por menos que sentirse anonadado ante este tremendo patinazo del realizador neoyorquino, rebosante de tópicos, convencionalismos, y totalmente previsible. Pero, en fin, para gustos los colores…

1 comentario:

Brida dijo...

Diría q Woody se ha relajado haciendo lo q le ha dado la gana: rodar teniendo como escenario a Barcelona y trabajando por placer con esos actores. Sin más pretensiones. A pasárselo bien. Igual se ha reído de sí mismo y esta película sea su autoparodia.