sábado, 10 de enero de 2009

HAY UNA LUZ ENCENDIDA


La idea es ir dejando un poema al mes. Digamos el día 10. Este de hoy tiene cierto valor sentimental para mi. Además es el primero que ha venido a mi mente, seguramente motivado por el conflicto entre Israel y Palestina. Ahí va:
hay una luz encendida en el último piso de aquel bloque en ruinas
hay una niña asomada a la ventana
y hay una nube de moscas revoloteando alrededor de su pelo sucio
hay un crucifijo tirado en el suelo
y hay un portal con una vieja loca y un perro destripado que aún mueve la cola

hay al final de la calle un descampado con niños jugando a la guerra
hay una televisión rota
un libro medio enterrado en el barro
y hay una margarita de plástico escondida detrás de aquella montaña de escombros

hay junto a los restos de la araucaria unas piedras donde aún toman el sol los mayores
hay en el aire olor a comida improvisada
y hay una melodía que llega de arriba
tal vez del último piso de aquel bloque en ruinas
aquel que tiene una luz encendida a pesar de que hace ya mucho que allá arriba es de día

No hay comentarios: