domingo, 20 de julio de 2008

HIPOCRESÍA

La hipocresía de algunas grandes compañías no tiene límites. Y si no basta con ver las últimas campañas publicitarias de Endesa y Repsol YPF ("Inventemos el futuro", reza una; "Para los hijos de tus hijos", la otra). La extensión de ambos "superanuncios" es, con mucho, muy superior a la de cualquier spot convencional (una millonada realizarlos, y no digamos su difusión reiterada en todas las cadenas, a las horas de máxima audiencia). En ambos anuncios nos advierten de la necesidad de proteger el Medio Ambiente, de cuidar la Tierra ("nuestra casa"). A mí, qué quieren que les diga, todo esto me cabrea. Ya sé que abanderar causas nobles es una táctica habitual de muchas empresas e individuos, que por la espalda se enriquecen saltándose todos los preceptos morales que públicamente defienden, y sé que esto no ocurre sólo en el ámbito de las energéticas (cadenas de comida rápida que subvencionan instituciones para ayudar a niños famélicos en países subdesarrollados; bancos y cajas de ahorros con publicitadas fundaciones y obras sociales para socorrer a ancianos o becar a futuros "cerebros"; incluso los propios gobiernos, que nos advierten de los peligros de las adicciones, pero potencian las loterías y se embolsan cantidades millonarias con ellas). El caso es que estas grandes compañías energéticas nos quieren vender en dos minutos que un mundo mejor es posible. Que frenar el cambio climático está en nuestras manos. Pero luego se callan las acciones que las están enriqueciendo, como su expansión por la selva amazónica (que está destruyendo zonas protegidas, y con ellas el hábitat de muchas tribus indígenas), o proyectos hidroeléctricos que están transformando lugares como la Patagonia chilena. En fin, anuncios muy bonitos, que quedan muy chulos en pantalla, pero que encierran una hipocresía mucho más grande que las buenas intenciones que pretenden transmitir.
PD: Estoy colgando esta reflexión cuando me topo en la tele con otro anuncio del estilo de los anteriormente comentados: Una compañía de coches (que ha protagonizado despidos y recortes de plantilla) utiliza a sus trabajadores más atractivos como actores en el spot.

No hay comentarios: